sábado, 30 de mayo de 2015

Los Peligros de Pensar

Que se puede decir de la importancia del pensamiento para una persona, mucho, pero hay algo curioso, cuando una persona se piensa a sí misma lo que obtiene siempre es bueno porque la honestidad y transparencia es total, pero cuando piensa su entorno le lleva a enfrentamientos.

Reflexionar significa pensar críticamente, y pensar críticamente significa buscar puntos débiles a ideas rígidas y convicciones establecidas.

Pensar es peligroso porque pone en entredicho las ideologías y sistemas que a ciertas entidades les ha costado mucho imponer para su propio beneficio.

Se hace mucho por que la gente no piense, se hace mucho por atomizar, enfrentar y entretener a la población. El ocio que triunfa hoy en día es el ocio del entretenimiento, la terapia que funciona al llegar a casa es la terapia de desconectar. En los colegios no se enseña a pensar, se adoctrina, no se aprende, se memoriza.

El determinismo histórico ha alcanzado nuestro día a día. Cuando vemos la historia, vemos la lógica en todos los sucesos acontecidos, pensando que no ha habido otra manera posible de que pasaran las cosas, la historia nos es dada y no hace falta pensarla. Hoy en día parece que ese determinismo, ese “es lógico que las cosas sean así”, nos ha alcanzado. No hace falta pensar la historia, y ya tampoco hace falta pensar el presente.

Parece que incluso se ha instaurado la máxima de que pensar es peligroso, pues ya no se piensa, así quitan algo bueno para nosotros, y algo malo para ellos.

Llevamos nuestra vida por modernas tuberías, mientras que el pensamiento crítico es un río de montaña, que nace en lo más puro y baja con fuerza llevándose toda barrera artificial.

Este post se llama “los peligros de pensar” Debería llamarse los peligros de NO pensar.

El único peligro de pensar es para el que se beneficia de la ignorancia y el control ajeno, podemos aplicarlo a todos los tiranos de la historia, la única diferencia es que el tirano que tenemos ahora no tiene cabeza ni castillo, aunque podemos verlo en casi todo lo que hacemos.

domingo, 24 de mayo de 2015

La tecnología: puente o abismo.

Quiero plantear una problemática que he trabajado solo en conversaciones cotidianas que aunque han sido muy fructíferas no concluyen en nada concreto.

El problema del que quiero hablar sería el de lo alienante y manipulador de las nuevas tecnologías que a pesar de que puede ser el hijo mas preciado de la mente humana, nuestra máxima creación, estas cohíben nuestra naturaleza.

En la historia del ser humano han habido muchos inventos decisivos para el avance de nuestra sociedad, inventos que han marcado nuestra realidad tanto de forma positiva como negativa. Ahora estamos en la época de la TICS las cuales nos deberían  impulsar hacia el futuro pero en vez de eso estas nos alienan y no nos deja ejercer nuestra acción propia como ser humano: La razón, pensar por nosotros mismos. Un ejemplo claro de esto es como las nuevas tecnologías han deteriorado las formas de comunicación básicas y naturales del  ser humano, ya no vemos a personas conversando en un restaurante sino que vemos entes concentrados en sus dispositivos móviles sin prestar atención a nada más a su alrededor y ¿que es lo que vemos en estos dispositivos? ¿Cual es la información que nos esta llegando? ¿Es esto más importante que la persona que tenemos al frente?

El Internet podría ser el mayor invento de los últimos siglos, tenemos a nuestra disposición toda la información que queramos pero en vez de hacer un uso constructivo de este nos encasillamos en buscar y consultar trivialidades navegando en redes sociales que se han convertido en un espejo de la decadencia de nuestra realidad colectiva.

En el transcurso de nuestra historia han habido otras fuentes de alienación y aquí recordamos la celebre frase de Karl Marx "la religión es el opio del pueblo" claro podríamos cambiar fácilmente la palabra religión por televisión o por internet y encajarían perfectamente con la intención del autor.

La invitación no es en este caso a convertirnos en ermitaños sin contacto con nuestra realidad, la invitación es a que utilicemos todas estas maravillosas herramientas que tenemos a nuestra disposición para construir para generar, si es necesario para derrumbar nuestras concepciones y reconstruirlas, para como el nombre de este blog lo proclama pensar por nosotros mismos.